Fumigación por Zika que terminó por matar a millones de abejas

Rate this post

Un verdadero problema de salud pública y medioambiental están viviendo las autoridades estadounidenses luego de que una fumigación masiva para contrarrestar el mosquito que transmite el virus Zika haya acabado con millones de abejas en ese país.
Apicultores del estado de Carolina del Sur han removido millones de abejas muertas luego de que el gobierno haya rociado en grandes zonas de esa región con un químico llamado “naled”.
Este producto ha sido utilizado extendidamente como insecticida, aunque ha causado polémica por sus efectos sobre la salud humana y el medio ambiente. En el año 2012 la Unión Europea prohibió su uso, pero en Estados Unidos el escenario es distinto, ya que el químico que se utiliza intensamente desde 1959.

El uso del “naled “ en la mira

zika_abejasLas fumigaciones aéreas fueron implementadas en Carolina del Norte luego de que se reportaran cuatro casos de virus Zika en la localidad de Summerville. Sin embargo, el “naled” ha estado en la polémica durante mucho tiempo.

Este pesticida ha estado bajo el ojo de científicos y activistas medioambientales como un neurotóxico peligroso capaz de afectar el aparato respiratorio y causar daños en el medio ambiente.

A pesar de eso, la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA) considera al “naled” como una sustancia segura siempre que sea utilizado de forma adecuada, cuidando de rociar con mesura los terrenos donde se pretende utilizar.
La evidencia de lo ocurrido en el estado de Carolina del Norte, con los millones de abejas muertas y de apicultores en estado de alerta, lamentablemente parece decir lo contrario.

Según información de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades del gobierno norteamericano, Estados Unidos registra una taza de 2.600 casos de Zika. Éstos se vinculan directamente con el viaje de ciudadanos a países en el exterior donde la epidemia no ha sido del todo controlada.

Zika: detalles sobre el virus

El primer caso del virus Zika fue identificado en un bosque de Uganda en 1947, en un mono que vivía en cautiverio. Posteriormente, casos de seres humanos se reportaron en Nigeria en 1957, extendiéndose luego a otros países. Durante los años 2013 y 2014 el virus se dispersó rápidamente por Oceanía, Polinesia Francesa, y varias otras localidades.

El principal modo de transmisión del virus es por la picadura del Aedes aegypti, y algunos casos recientes indican que el virus también puede ser transmitido por relaciones sexuales desprotegidas y de la madre al feto por el líquido amniótico.

Los principales síntomas de la enfermedad son: fiebre baja, dolor de cabeza, dolores leves en las articulaciones, manchas rojas en la piel, picazón y enrojecimiento en los ojos. Algunos casos pueden acompañar hinchazón en el cuerpo, dolor de garganta, tos y vómito.

Cerca del 80% de las personas infectadas por el virus Zika no desarrollan los síntomas. Raramente la enfermedad se manifiesta de forma grave, pero cuando ocurre el cuadro clínico puede evolucionar hacia la muerte, como se identificó en noviembre de 2015, por primera vez.

Muchos países ya no viven la alerta en cuanto a una epidemia del virus Zika. Sin embargo, los procedimientos de prevención para residentes y los que viajan a estas zonas todavía deben ser aplicados, especialmente en el caso de las mujeres embarazadas.

Pulverización del Insecticida Naled y sus consecuencias

En Estados Unidos, Apicultores de Carolina del Sur, retiraron millones de abejas muertas después de que las autoridades pulverizaron el polémico insecticida “naled” para combatir los mosquitos vectores del zika.

Las empresas familiares dedicadas a la producción de miel, quedaron destruidas por la fumigación aérea, amaneciendo con millares de abejas muertas alrededor de sus colmenas. Según el canal local WCSC, un apiario llegó a perder 46 colmenas y 2,5 millones de abejas.

De esta forma, el insecticida es considerado por científicos y activistas un neurotóxico severo que afecta al medio ambiente porque además de matar mosquitos, también puede ser tóxico para las abejas, mariposas, peces y otros organismos acuáticos.

El uso de este químico fue prohibido en la Unión Europea bajo la declaración que la sustancia representa un riesgo potencial inaceptable para la salud humana y el medio ambiente. Los administradores de la pulverización no declararon nuevas fumigaciones con el insecticida Naled.

, ,

Comments are closed.

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes